BODA

Este es uno de los momentos más especiales de vuestra vida, donde las emociones están a flor de piel, donde hay miles de conexiones con todos los invitados y donde nos ofrecéis momentos únicos e inolvidables para inmortalizar.

Para mí, es muy importante que existan también esas intensas conexiones con el fotógrafo. Mi intención es que os sintáis relajados y cómodos, permitiéndome captar todas vuestras emociones y momentos que, sin duda, nos brindará ese día tan especial.

¡Vosotros sois los protagonistas de vuestra historia! Por tanto, mi función y labor es intentar trabajar sin interferir ni en los ritmos, ni en el tiempo, etc. En definitiva, intentando pasar desapercibida.

¿Cómo es posible esto?

Realizando un reportaje fotoperiodístico y documental casi en su totalidad ya que, habrá momentos en los que será necesario posar. Esto se daría en las “fotos reportaje”, que las realizaremos siempre de manera creativa y divertida.

Este tipo de fotografías las encontramos, en gran medida, en fotos de pre y postboda si estáis interesados. Son fotografías realizadas al aire libre, en lugares donde os sintáis cómodos o bien, dónde tenga un significado especial para vosotros.

 

COMUNIÓN

Tras meses preparándolo, llega su momento especial, ese día en el que todas las miradas estarán puestos en él o ella.

En las sesiones de comunión, pretendo exaltar las emociones del niño o niña de la manera más natural posible. Para ello, las sesiones realizadas son en el exterior, con la intención de que puedan interactuar libremente con el medio y hacerles sentir más cómodos dentro de su entorno.

Es necesario saber, que si quieres utilizar las fotografías para recordatorios, invitaciones, detalles, regalos para los familiares, etc. es recomendable realizar la sesión como mínimo, con 6 semanas de antelación antes del evento. Con esto, aseguraremos que todo llegue a tiempo para la ocasión esperada.

En el caso que esto no lo queráis hacer, siempre podemos hacer las sesiones después del evento.

 

FAMILIAR

Unas de las sesiones en las que nos encontramos con imágenes más tiernas y más dulces es en la familiar. En ella, busco la espontaneidad y naturalidad que nos brindáis con vuestras miradas más naturales y sonrisas cómplices. Para ello, es necesario que os sintáis en un clima de seguridad y confort. Esto nos garantizará que podáis actuar libremente con los vuestros, que nazcan los abrazos espontáneos, las caricias y se pueda palpar las vibraciones positivas que creáis en el ambiente gracias a la diversión y el sonido de vuestras carcajadas.

Este tipo de fotografías, se realizarán con distintas composiciones entre los miembros de la familia, así como de los niños solos para que podáis tener un poquito de todo.

 

INFANTIL

Sin duda esta es una de las sesiones que nos aporta más diversión y nos transporta a nuestra niñez, recordándonos cómo es la visión y la inocencia de un niño.

Este tipo de sesiones están destinadas a niños cuya edad se encuentra comprendida entre el año, hasta aproximadamente los 8 años. En ellas se intenta captar la espontaneidad, conexión, descubrimiento, etc. que tiene el niño con su entorno.

Para poder propiciar esto, recomiendo las fotografías realizadas en el exterior. Estas son las más óptimas para garantizar que los pequeños se encuentren en un ambiente de seguridad y confort y ayude, por tanto, a que pueda interactuar libremente de acuerdo a sus intereses.

Lo que pretendemos es que, para el niño, sea una forma de diversión y acabe considerándolo como un juego en el que pueda actuar libremente. Garantizando, de este modo, que las fotografías sean muy naturales y acordes a lo que va vivenciando el niño durante la sesión.

 

PREMAMÁ

Llegamos a unas de las sesiones que sin duda son, únicas e inolvidables. Estas sesiones de premamá, se pueden realizar tanto en interior como en exterior. Ambas nos van a permitir inmortalizar momentos tan maravillosos como lo son estos. Captando el deseo de la llegada de uno o varios miembros a la familia, la confianza, el cariño con tu pareja e hijos, la complicidad, etc. Son momentos tan únicos y especiales que son los mismos protagonistas quienes crean un ambiente acogedor, consolidado y familiar.

Es recomendable que se realice la sesión entorno a la semana 32 del embarazo. De esta manera, os sentiréis más cómodas al tener menos molestias que son más notables en las últimas semanas del embarazo. Además, si hay algún tipo de problema climatológico podemos cambiar de fecha la sesión.

 

RECIÉN NACIDO

Esta es una de las sesiones más emotivas para la familia y sin duda, para mí también. Es un momento único y mágico que nos hace envolvernos en un ambiente cálido y acogedor que crea la familia con su nuevo integrante ¡o integrantes! Sin duda, el poder ser partícipe de estos momentos, hacen que se pueda captar las más tiernas y cálidas fotografías.

Recomiendo realizar la sesión de “recién nacido” en los primeros días de vida. Concretamente entre los días 8 y 12, ya que todavía tienen el sueño más profundo y nos permitirá poder trabajar de forma más eficaz.

Este tipo de sesiones, se realizan en estudio. Las realizamos allí porque queremos que el bebé se sienta lo más cómodo y seguro posible, dentro de un clima acogedor. Además, quiero recalcar que es él mismo quien marca los tiempos. Es decir, la sesión se regirá de acuerdo a las necesidades que presente el bebé en cada momento.

Como he dicho anteriormente, este es un momento mágico para toda la familia. Por tanto, no sólo será el nuevo miembro de la familia el protagonista, también los papás y sus hermanitos, podrán ser partícipes y compartir e inmortalizar sus primeros momentos con él.

 

SEGUIMIENTO DE LOS 4, 8 Y 12 MESES

Nos encontramos dentro de una de las sesiones más simbólicas para las familias. ¡Qué maravilloso es poder ver e inmortalizar el desarrollo de nuestros más pequeños! ¡Y qué mejor forma que hacerlo que me dejéis ser partícipe de ello! Sin duda, me hace mucha ilusión que me permitáis captar estos momentos tan especiales para vosotros y para mí. Considero muy importante el núcleo familiar y es por eso que, tanto los papás como sus hermanitos, podrán participar de manera activa con el pequeño e inmortalizar nuevos momentos juntos.

Este tipo de sesiones se realizan aproximadamente sobre los 4, 8 y 12 meses de edad. ¿Y por qué aproximadamente? Bien, los niños no se desarrollan todos ni al mismo tiempo, ni del mismo modo. Esto depende de muchos factores y de la maduración del infante. Es decir, no todos los niños a los 5 meses, por ejemplo, van a poder realizar las mismas acciones. Para que tengáis una pequeña orientación de lo que son capaces de realizar alrededor de esos meses en los que recomiendo y suelo realizar las sesiones, podemos observar que;

– A partir de los 4 meses pueden ponerse rectos boca arriba, ponerse las manitas en la boca, etc.

– Sobre los 8 meses, sus movimientos ya son más complejos y pueden cogerse de los pies, voltearse bocabajo con las piernas apoyadas, etc.

– Será alrededor de los 9 o 10 meses cuando puedan gatear, sentarse, etc. (Esta sesión se realiza alrededor del año de edad y está dividida en dos escenarios. La primera de ella está dedicada a la celebración de su cumple con tarta, etc. Y la segunda con agua).

Estas sesiones harán que veamos con más claridad la evolución de nuestros pequeños en sus procesos motores además de, obviamente, los que palpamos a simple vista como son, sus cambios físicos.

Insisto en que es de vital importancia que nuestros más pequeños se encuentren en climas y ambientes totalmente cómodos y seguros, por lo que estas sesiones se realizan en el estudio. Además, se primará siempre las necesidades de los niños, por tanto, la duración de cada una de sesiones es de aproximadamente 30 minutos cada sesión.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies